viernes, 23 de noviembre de 2012

Doscientos años de bebidas sin alcohol

Según refiere José Antonio Wilde en Buenos Aires, desde 70 años atrás, el primer antecedente patrio de las actuales bebidas sin alcohol fue el de los refrescos que se preparaban en almacenes y pulperías, con la salvedad de que no siempre carecían de algún ingrediente espirituoso (1). Según su valioso relato, las tres principales variantes eran  la sangría  (vino carlón, agua y azúcar), la vinagrada (igual que la anterior, pero con vinagre) y la naranjada, hecha con zumo agrio de naranjas. Este memorioso autor recuerda además que muchos tomadores le agregaban al final un vasito de caña, al decir de ellos, por ser “fresca”. No fue sino hasta la década de 1870 que aparecieron las primeras bebidas sin alcohol en la modalidad de refrescos, aguas y “tónicas” carbonatadas, aunque todavía sin ninguna  marca demasiado popular o dominante del mercado (2)


En efecto, durante buena parte del siglo XIX y las primeras dos décadas del XX existió una amplia y atomizada lista de fabricantes, muchos de los cuales producían  además licores y  vermouth. Es muy frecuente encontrar en añejas publicaciones periódicas los avisos de Fábricas de Licor o Fábricas de Soda, casi siempre vinculadas al almacenamiento o la distribución de vinos y cervezas. Era un completo sector de la industria y el comercio llevado adelante  por pequeños emprendedores del rubro de bebidas en la más amplia acepción del término (3). No obstante, al igual que con otros tantos productos, los años del cambio de siglo trajeron consigo el fenómeno de la concentración. En 1868, los hermanos Juan, Andrés y Pedro Inchauspe decidieron fusionar sus respectivas fábricas de soda en una sola (4), dando así el puntapié inicial para el nacimiento de toda una saga de marcas legendarias. En 1904, la empresa se mudó a las nuevas instalaciones de la avenida San Juan 2844 para continuar elaborando sus exitosas etiquetas, que se ampliarían en el futuro: Soda Belgrano, Indian Tonic Cunnington, Ginger Ale Cunnington, 2L lima-limón, Naranja Neuss y Pomelo Neuss. No queremos dejar de señalar un dato sobre la más antigua de ellas: durante los años treinta y cuarenta  se imprimieron chapas metálicas con la imagen de la botella y la frase “aquí hay soda Belgrano, la mejor del mundo”. Cientos de estos anuncios marcaron una época en las paredes de bares, fondas y almacenes de todo el país.

 
También en la década de 1900 se popularizó la Bilz, bebida de frutas creada por el médico naturista alemán Friedrich Eduard Bilz, que adoptó nombres comerciales como "Bilz-Brause" y "Bilz-Limetta". Comenzó a ser producida y comerciada por el empresario Franz Hartmann, y se la ofrecía como una bebida de características digestivas -casi medicinales-, tal como se observa en el origen de muchas otras gaseosas célebres. Con los años aparecieron nuevas empresas y marcas, entre las que destacamos a las recordadas Bidú Cola  y Pomona, al igual que las más recientes  Canada Dry o Pindy. Algunas permanecieron siempre, otras se fueron y regresaron, y otras partieron para no volver. Sin embargo, nunca se sabe: la moda del revival suele depararnos, de tanto en tanto, alguna grata sorpresa…

Notas:

(1) El hecho de tomar bebidas alcohólicas o de agregárselas a casi todo elemento líquido no significa que la población de ese tiempo estaba integrada por borrachos irrecuperables. En realidad, el agua no era entonces una bebida segura desde el punto de vista sanitario debido a la frecuente presencia de bacterias, mientras que los jugos de fruta o zumos de cualquier tipo no podían ser conservados ni envasados, lo que obligaba a consumirlos frescos. Por ese motivo, las bebidas alcohólicas eran populares no solamente por gusto, sino también porque su composición  las hacía seguras, confiables, prácticas y duraderas.
(2) En realidad, las aguas carbonatadas naturales ya habían sido descubiertas y envasadas de manera rudimentaria desde el siglo XVIII, pero no tuvieron difusión en nuestro medio hasta la segunda mitad del XIX.
(3) Como resabio de aquella pretérita rama de la producción nacional, aún hoy subsisten algunas fábricas de soda que elaboran sus propias marcas de gaseosas.


(4) Situación que se extendió hasta 1885, año en que Juan y Andrés se separaron de la sociedad, que quedó exclusivamente en manos de Pedro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario